lunes, 12 de septiembre de 2016

La mayor empresa de sanidad privada halla un filón en los conciertos con la sanidad pública madrileña 

“Probablemente les sorprenda, pero los ingresos del lado público son más rentables que los del lado privado”, dice a los analistas el consejero delegado de la alemana Fresenius sobre su nueva adquisición, Quirónsalud

La antigua Capio, por la que ha pagado 5.760 millones, obtiene el 34% de sus ventas de colaboraciones público-privadas, "sobre todo", de Madrid, donde gestiona cuatro hospitales de la red pública

Con esta operación, el fondo de capital riesgo CVC ha logrado plusvalías de 2.600 millones en dos años y el primer ejecutivo de Quirón, Víctor Madera, se ha asegurado 400 millones en acciones

 Esperanza Aguirre, en la inauguración del Hospital Infanta Elena de Valdemoro en noviembre de 2007. Foto: Comunidad de Madrid

La alemana Fresenius, primer grupo europeo de sanidad privada y nuevo dueño de Quirónsalud, el líder en España, ha reconocido que el negocio más rentable de su nueva adquisición, la antigua Capio, procede de los conciertos que tiene firmados con la sanidad pública, especialmente, la madrileña. 
“Probablemente les sorprenda, pero los ingresos del lado público son más rentables que los del lado privado”, indicó a los analistas el pasado martes Stephan Sturm, consejero delegado de Fresenius, tras anunciar la compra de Quirónsalud por 5.760 millones de euros al fondo de capital riesgo CVC.
Las colaboraciones público-privadas (PPP, por sus siglas inglesas) no son la principal vía de ingresos

El Gobierno Canario antepone los recortes a la salud de la población

Un auténtico atraco a los ya escasos recursos materiales y humanos de la Sanidad Pública Canaria se está planteando por el Gobierno de Clavijo

                     los-recortes-en-sanidad-matan

Un auténtico atraco a los ya escasos recursos materiales y humanos de la Sanidad Pública Canaria se está planteando por el Gobierno de Clavijo. Eso es la instrucción que la Consejería de Sanidad de Morera ha dado a sus gerencias para reducir 11 millones de euros en personal, tratando de suavizarlo de forma ladina con un recorte del 30% en incentivos para directivos, pero además supone no sustituir las bajas laborales (hasta el día 21 de baja), ni cubrir jubilaciones, ni vacaciones, ni días de libre disposición, ni renovar los contratos que terminen antes de fin de año, incluso se está cesando a