jueves, 21 de mayo de 2015

El TTIP: no se trata de liberalizar el comercio, se trata de reubicar el poder

Desde la Unión Europea ha dado comienzo una campaña de propaganda destinada a contrarrestar los efectos, cada vez más evidentes, de las crecientes críticas al TTIP.
El TTIP se encuadra en la "cuarta fase" de la integración europea, consistente ya en neutralizar las instituciones democráticas de los Estados miembros frente al capital.
El TTIP va mucho más allá de una reducción de los ya exiguos aranceles; pretende reordenar el poder y concentrarlo del todo, a través de mecanismos como la "cooperación reguladora" o la protección de los inversores, en manos empresariales




A lo largo de los últimos meses, la crítica y la movilización social frente al TTIP ha aumentado de manera exponencial, rompiendo el cerco de silencio y secretismo con el que se había rodeado la negociación del Tratado. La Unión Europea, forzada a informar al Parlamento Europeo y con el objetivo de calmar a las cada vez más numerosas voces detractoras del Tratado, ha lanzado un