El anterior gobierno de Castilla-La Mancha, liderado por el socialista José María Barreda, dejó una herencia envenenada en forma de otro de esos proyectos megalómanos que entran dentro de la categoría de los desmanes del despilfarro autonómico. Se trata del nuevo Hospital de Toledo, un