Con respecto a hace un año, sólo Cataluña, Aragón y Andalucía han bajado la inversión per cápita de forma