miércoles, 10 de abril de 2013

Casi una de cada tres resonancias magnéticas lumbares son innecesarias

Un estudio demuestra el abuso de estas pruebas que cuestan 244 euros de media
La sanidad privada prescribe más y aumenta la probabilidad de que acaben en operación
 
En España se hacen cada año cerca de un millón de resonancias magnéticas lumbares. Cada una cuesta, de media, 244 euros. Solo hay que multiplicar para hacerse una idea del gasto que supone, entre la sanidad pública y la privada, esta prueba diagnóstica. Un gasto que, en muchos casos, es más bien un derroche, según un estudio publicado en la revista European Journal of Radiology y presentado hoy en la sede de la Organización Médica Colegial. Sus autores concluyen que aproximadamente el 30% de las resonancias realizadas por dolor lumbar son innecesarias. Y no es ese el único problema. Realizar esta prueba cuando no está indicada aumenta hasta un 400% el riesgo

Un nuevo recorte en Sanidad ataca al sistema de trasplantes


El único organismo de la Sanidad española que quedaba sin verse afectado por los recortes del Gobierno, el sistema nacional de trasplantes, acaba de recibir una dura estocada, según ha publicado hoy el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el Boletín Oficial del Estado (BOE).


http://postdigital.es/wp-content/uploads/2013/04/quirofano-ONT.jpg

Las subvenciones para el fomento de la donación y el trasplante de órganos y tejidos humanos descenderán este año en un 20%, una reducción de medio millón de euros con respecto al presupuesto de los años anteriores, en los que se había mantenido estable. Concretamente, se pasará de la aportación de 2.559.170 euros a 2.059.170 euros.

La mayor pérdida, que asciende a 400.000 euros, se concentra en la formación del personal sanitario

La sanidad madrileña del PP: solo negocio

 Cabecera de la manifestación en la Plaza de Cibeles de Madrid. | Efe

La llegada de Esperanza Aguirre a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, tras el tamayazo, supuso la aplicación de una política sanitaria diseñada con el objetivo de privatizar la totalidad del sistema sanitario público madrileño. Su actuación política, enmarcada en una ideología neoliberal, contempla la salud como un producto de consumo y la asistencia sanitaria como un mercado de negocio con posibilidades de obtener grandes beneficios. Se inició así un proceso privatizador que obvió cualquier planteamiento racional de planificación en la asignación de recursos ya que su finalidad era facilitar la entrada en tromba de las empresas privadas en la gestión y provisión de los servicios y prestaciones sanitarias: se iniciaba un desmantelamiento progresivo de la sanidad pública que hoy es desgraciadamente una realidad poco discutible.
Con inusitada rapidez se procedió a la adjudicación de los contratos para la construcción de ocho hospitales con financiación privada y se utilizó de forma deleznable las falsas sedaciones irregulares

La puerta giratoria del señor Lamela

 
20090429103535-ex-consejero-de-sanidad-manuel-lamela.jpg

 
El neoliberalismo que nos impera ha conseguido hacer del antaño noble ejercicio de la política, la forma de gestionar lo público para que produzca en el menor tiempo posible el máximo beneficio privado; si puede ser propio directamente, mejor que mejor. Los ejemplos de esta mala práctica se multiplican a tal velocidad que va calando en la conciencia colectiva la peligrosa idea de que es algo inevitable. Desde luego ayuda mucho a esta percepción de inevitabilidad el que casi cada escándalo denunciado por los unos pueda ser respondido por los otros con un y tú también cuando no con un y

En la cuesta abajo


Carlos Barra Galán | Médico Especialista del Sistema Nacional de Salud                
 http://www.actasanitaria.com/imgset/img_44292_IMAGEN_NOTICIA_2705.jpg
Parece cada día más evidente que muchos ciudadanos europeos poca o ninguna confianza pueden tener en las Instituciones Comunitarias como instrumentos para sacarlos de la grave situación económica y social en la que están inmersos; en el caso de nuestro país sólo una fe ciega permite tener una mínima confianza en las actuaciones, afirmaciones y promesas del Gobierno del Sr. Rajoy. Lo cierto es que Europa y sus Instituciones son responsables del sufrimiento que muchos europeos están padeciendo y en el caso español la política del Gobierno del P.P, seguidista servil de la polític

Boi Ruiz quiere recortar hasta un 10% los sueldos en la sanidad pública


El consejero comunica a los gerentes que deberán reducir el presupuesto de los hospitales entre el 7% y el 10% y mantener el nivel asistencial.

 

La Generalitat todavía no sabe cuál será el objetivo de déficit para este año. Lo que sí tiene claro es que, aunque consiga que el Gobierno central lo relaje, el rigor se impondrá sobre las cuentas públicas. Y las tijeras volverán a hurgar en las tripas del sector sanitario, que llega menguado a una nueva oleada de recortes. Aun en el mejor de los escenarios —un objetivo del déficit del 1,5% o 2%—, el hachazo a los hospitales públicos y sus trabajadores ascenderá a hasta el 10%, según ha informado el

Cemsatse dice no al plan de jubilaciones y amortización de plazas del Salud

 
En la Mesa Sectorial celebrada ayer se produjo la votación favorable de los sindicatos CCOO, UGT y CSIF al Plan de Ordenación de Recursos Humanos del Salud. El unico voto en contra fue el de Cemsatse que argumento que aprobar dicho Plan es hacer un ERE de médicos y enfermeras, con el único y exclusivo fin de ahorrar en los próximos dos ejercicios presupuestarios.
Para Cemsatse el plan  vulnera derechos individuales de los trabajadores que contemplan el EBEP y el Estatuto Marco, desequilibra más aún si cabe el balance de la Tesorería de la Seguridad Social

El Salud promete no amortizar las jubilaciones forzosas

Se mantendrán las plazas afectadas por el retiro obligado a los 65 años. Los concursos de traslado se iniciarán el día 20 y en mayo, las oposiciones.
Oliván en la presentación de María Ángeles Alcutén.. DGA
foto: heraldo.es
 
El Salud se comprometió ayer a no amortizar las plazas afectadas por la jubilación forzosa a los 65 años. Así se lo transmitió ayer la gerente, María Ángeles Alcutén, a los sindicatos en la mesa sectorial. Todos salvo uno --el sindicato médico-- aprobaron el plan de reestructuración de los recursos humanos, por el que se retirarán 2.368 sanitarios hasta el 2017 --322 lo harán este año--.
El Salud explicó que "se va a estipular la posibilidad excepcional de prolongación contemplada en la normativa fijada, posibilitando su permanencia hasta cumplir como máximo los 70 años, siempre que