martes, 19 de febrero de 2013

La Farmacovigilancia no vigila en Aragón

 
http://heraldodeoregon.files.wordpress.com/2013/02/farmacovigilancia.jpg
 
A pesar de la multiples denuncias que hemos efectuado desde Heraldo de Oregon siguen sin comunicarse los efectos adversos a los medicamentos desde los hospitales aragoneses. Hay que tener en cuenta que los efectos adversos de los fármacos son responsables de un porcentaje significativo de la morbimortalidad y del gasto sanitario. Es “normal” que los servicios de farmacia no evaluen las interaciones de la totalidad de los farmacos y de estos con los medicamenstos en el cien por cien de los pacientes ingresados. Esta situación es un problema no de los profesionales sino de caracter organizativo y que se debe a la evidente falta de formacion y motivacion de muchos directivos y responsables de calidad.
 
Fuente: heraldodeoregon.wordpress.com

Videosanidad - La sanidad no se vende, se DEFIENDE


videosanidad from Tres y Un Perro on Vimeo.

Once mitos sobre la defensa de la Sanidad Pública

gnacio Hernández Medrano es representante de residentes en Redfesma (Red de Comisiones de Docencia de Formación de Especialistas en Ciencias de la Salud de la Comunidad de Madrid).

1. Quienes defienden la sanidad pública desprecian la sanidad privada

No tenemos nada en contra del sector privado ni de la medicina privada. “La privada”, como se conoce en el gremio, es tan lícita como la pública, siempre que cumpla un requisito: que su desarrollo no se obtenga a costa de absorber medios desde la pública. Entendida como un elemento opcional, adecuado para quien desea un trato más personal o sencillamente tiene poca tolerancia a las esperas, es más que adecuada. Muchos de los médicos que se han manifestado tienen su privada y no hay nada de incoherente en ello, porque los medios con que los pacientes la financian son privados. Es más, bien entendida, desahoga al sistema y cumple un papel armonizador.

2. Quienes defienden la sanidad pública defienden también a sus gestores.